Tu póliza en fácil

Reconoce las partes principales de tu contrato de seguros, para que sea más fácil comprenderlo.

La Póliza es el contrato de seguro. Es el documento que señala con detalle qué coberturas y beneficios tendrás, así como el monto y forma de pago de tus primas. Algunas pólizas son sencillas y las condiciones básicas son descritas por las empresas de seguros en sus páginas web. Pero otras son más complejas y largas y requieren que leas con cuidado sus partes. Aquí te ayudamos a identificarlas.

DATOS DE LOS CONTRATANTES Y BENEFICIARIOS

Los encontrarás dentro de las Condiciones Particulares de la póliza, donde también debe señalarse qué riesgo cubre el seguro contratado. Aquí debe figurar el nombre completo de la empresa aseguradora, su domicilio y responsable legal. También debes revisar que tu nombre y documento de identidad estén bien escritos. Además es sumamente importante que revises los datos correctos de los beneficiarios, si los hubiera. En caso de que fallezcas o quedes mentalmente incapacitado, tus beneficiarios deben estar bien protegidos.

PRIMAS

El pago a la aseguradora puede fijarse en primas anuales o mensuales. Generalmente, se puede establecer una suma anual, que el afiliado al seguro tiene la posibilidad de pagar en partes con o sin intereses según cada contrato. De ser así, las tasas y armadas deben estar especificadas en esta sección del contrato.
La aseguradora también podría establecer una forma de pago, como el descuento automático de una cuenta bancaria.
Esta sección también puede/debe (¿?) señalar expresamente que la cobertura termina tras una cantidad establecida de primas sin pagar.

ANULACIÓN DEL CONTRATO

Esta sección detalla cuáles son aquellas condiciones bajo las cuales la aseguradora queda eximida de su obligación. Por ejemplo, si una cobertura para empresa demandara una supervisión periódica de la aseguradora, y la empresa no deja pasar a los supervisores; esa causaría la suspensión de la cobertura.

COBERTURAS Y EXCLUSIONES

Todo cliente de seguros debe entender claramente ante qué circunstancias y daños se aplica la cobertura y que situaciones y daños no serán cubiertos.
Por ejemplo, una póliza típica de seguro de vida señalará que cubre muerte accidental o por enfermedad sobreviviente, pero no por enfermedad preexistente, ni por suicidio, ni por la práctica de deportes de riesgo.
En un seguro de auto, la póliza típica señalará que se cubren los daños con el pago de una franquicia con un monto fijo o porcentaje de la reparación. Pero excluirá los daños que son producto de la negligencia, como seguir circulando con pérdida de aceite o con aros dañados. Borracho….
Un seguro de hogar cubrirá contra daños por fuego, agua o robo; pero la exclusión será que la casa no debe estar deshabitada por más de XX días continuos, pues las aseguradoras asumen que los ocupantes de la casa intentarán frenar los daños.

DERECHO DE ARREPENTIMIENTO

Es una cláusula que debe incluir todo contrato de seguros desde el año 2013, por mandato de la Ley del Contrato de Seguro. Es el derecho que tiene toda persona que contrata un seguro de desistirse dentro de los 15 días calendario posteriores de su contratación, debiendo la Compañía de Seguros devolver la prima recibida.

INSTANCIAS DE RECLAMO

Esta cláusula detalla a dónde puedes acudir si tienes algún reclamo. La mayoría de clientes tienen como una de las instancias a la Defensoría del Asegurado, creada por APESEG para resolver de manera más rápida los casos. Sus resoluciones son obligatorias para las empresas de seguros, pero no para los asegurados, quienes pueden apelar a otras instancias si no están conformes. Para ingresar un reclamo a la Defensoría del Asegurado entre a www.defaseg.com.pe

Todos los derechos reservados ©2007 APESEG - Asociación Peruana de Empresas de Seguros