Protege tu negocio sin importar el tamaño

Emprender no es tarea fácil: algunas veces puede poner en riesgo la estabilidad de la familia, pero también dar una mayor estabilidad económica y mejor calidad de vida. La colección “Cómo proteger tu negocio” es una iniciativa de APESEG, para contribuir a un manejo más estable y sostenible de las pyme. En ella se desarrollan los diferentes tipos de coberturas, sus beneficios y lo que es conveniente conocer para contratarlas.

Un punto básico para los emprendedores es saber cómo gestionar los riesgos, para que no afecte el negocio de forma negativa. Por ello, te damos tres pistas para enfrentarlos:

1. Reconoce que los riesgos existen: En toda actividad hay riesgos. Por eso la pregunta no es si existen riesgos, sino ¿cuáles son? Saber a qué riesgos te estás enfrentando ayudará a gestionarlos mejor.

2. Evalúa la importancia de cada riesgo: ¿Qué tan probable es que ocurra? ¿Qué consecuencias traería si es que se concreta? Es importante tener noción de qué manera va a afectarte y si es posible que ocurra.

3. Activa la protección:

  • Minimiza la posibilidad de daños: reducir situaciones de riesgo (políticas de seguridad); implementar elementos disuasivos y de control (alarmas, extintores, etc.).
  • Facilita la recuperación ante eventuales daños: Ahorrar para subsanar daños pequeños; contratar un seguro para cubrir daños significativos que podrían desestabilizarte.

Puedes encontrar el documento gratuitamente aquí: https://bit.ly/2Uh740b

Foto: Andina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *