Blog

Consejos sobre prevención
en nuestro blog

¿Cómo se mide el ingreso de las compañías de seguros?

POLIZA

Lima, 23 mayo, 2019

Cuando queremos conocer cómo le va a un negocio, lo primero que solemos preguntarnos es cuál es su nivel de ingresos. En el sector asegurador no se suele utilizar la palabra ingreso. El término utilizado es el de “primas”. Por cada riesgo que asumen las aseguradoras a través de los productos que comercializan, cobran una prima, que equivale al precio del seguro. Por ejemplo, cuando se adquiere un SOAT, la compañía otorga protección contra un accidente de tránsito a las personas que viajan en el vehículo y a aquellas personas que resulten lesionadas en el evento. Por esa protección se cobra una prima anual, que actualmente suele encontrarse entre los S/ 60 y S/ 130, dependiendo de la compañía y el tipo de SOAT (electrónico o físico). No obstante, además del SOAT, las compañías ofrecen seguros de vida, seguros médicos, seguros vehiculares, seguros contra robos, entre muchos otros.

El concepto de prima comercial figura en los contratos de seguros que firman los clientes con las aseguradoras, e incorpora la prima pura de riesgo (concepto que explicaremos más adelante), los gastos por la evaluación del riesgo, los gastos de administración en los que incurrirá la aseguradora, la comisión para el canal de comercialización, corredor o agente de seguros según sea el caso, el beneficio o ganancia esperada por la empresa, entre otros conceptos. De todos estos conceptos, la prima pura de riesgo se refiere al costo teórico del seguro, necesario para cubrir los beneficios o indemnizaciones que ofrece el producto, sin considerar los gastos y conceptos adicionales antes mencionados. Considerando todo ello, no todo el monto de las primas comerciales queda en manos de las compañías aseguradoras, sino que gran parte de estas primas son destinadas a cubrir los siniestros y los gastos propios del negocio.

Por otro lado, hay que considerar que en algunas ocasiones los riesgos que asumen las aseguradoras al otorgar coberturas a sus clientes pueden, en caso de ocurrir un siniestro, afectar seriamente su estabilidad económica. Es por eso que, ante tal posibilidad, necesitan protegerse a sí mismas. Para ello, las compañías buscan a otras aseguradoras con mayor capacidad económica (generalmente del extranjero) y les ceden el riesgo que podría impactarles. A estas compañías que asumen riesgos de otra compañía aseguradora se les conoce como reaseguradoras, pues aseguran algo que ya cuenta con un seguro. Para ello, las reaseguradoras reciben “primas cedidas” por parte de la aseguradora. De este modo, dependiendo de la política de la empresa, línea de negocio y del producto en particular, parte de las primas comerciales que cobran las aseguradoras se ceden a los reaseguradores (primas cedidas), con el fin de transferirles ciertos riesgos a través de los contratos de reaseguro. Se trata de riesgos que aceptan pero que no retienen, sino que los trasladan a otras compañías. Por tanto, dichas primas cedidas no se quedan en la empresa aseguradora.

Ceder un riesgo es más normal de lo que la mayoría cree. Por ejemplo,  cuando se construye una carretera, un puerto o una mina, es muy difícil para una sola compañía aseguradora asumir el riesgo de su pérdida. Si un terremoto o un desastre natural destruye esa infraestructura, su reconstrucción puede costar millones de dólares que muy probablemente ninguna compañía podría asumir directamente por sí sola y en un plazo corto, como el que esperaría el afectado. De manera similar, la pérdida de una casa puede ser asumida fácilmente por una aseguradora, pero no la pérdida de las casas de toda una ciudad en simultáneo por un terremoto. Como referencia, en el 2018, según los datos de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), las compañías aseguradoras reportaron S/ 3,069 millones en primas cedidas, monto que equivale casi a la cuarta parte de las primas de seguros netas registradas para el sector (S/ 12,868 millones).

Debe indicarse que, así como las compañías ceden riesgos, algunas aseguradoras también pueden actuar como reaseguradoras y aceptar riesgos de otras compañías. Es menos común en el caso de las empresas locales, pero se da, sobre todo por parte de las empresas de mayor envergadura o que cuentan con subsidiarias en otros países y consolidan riesgos en la operación central. A las primas que aceptan se les denomina primas de reaseguro aceptado. La suma de estas últimas más las primas de los seguros comercializados, menos las primas cedidas, representan los ingresos netos de las compañías, que en este caso se denominan primas retenidas. De acuerdo con las cifras de la SBS, en el 2018 las primas retenidas del sector asegurador ascendieron a S/ 9,874 millones.

Quizás te interese

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres unirte a la conversación ?
Siéntete libre de contribuir*
Nombre*
Correo Eléctronico*
Guardar mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que haga un comentario.