Blog

Cuatro mitos acerca del cáncer

gettyimages-1161477034

Lima, 4 febrero, 2020

El cáncer es una enfermedad que se puede detectar a tiempo y la mejor medicina es la prevención. Por eso, cada 4 de febrero instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) se unen en el Día Mundial contra el Cáncer con el objetivo de concientizar sobre esta mortal enfermedad y difundir actividades de prevención.

Siguiendo el mismo propósito de las organizaciones internacionales, y observando la gran cantidad de información difundida en internet sin bases científicas que generan desconcierto y duda en la población, compartimos cuatro mitos y sus respuestas acerca del cáncer.

  • Mito 1: El cáncer es hereditario (FALSO)

La herencia genética puede aumentar el riesgo de contraerlo; sin embargo, gran parte de pacientes adquiere esta enfermedad por agentes externos que alteran las células.

  • Mito 2: El cáncer es contagioso (FALSO)

No existe evidencia que demuestre que una persona saludable pueda contagiarse por contacto físico, compartir comidas o respirar el mismo aire que una persona con cáncer.

  • Mito 3: Los celulares causan cáncer (FALSO)

Ningún estudio realizado hasta el momento ha demostrado que las ondas de radiofrecuencia provoquen la enfermedad. En general, se concluye que los celulares producen un tipo de baja frecuencia que no afecta nuestros genes.

  • Mito 4: Algunas hierbas curan el cáncer (FALSO)

Hasta el momento, ningún estudio oficial demuestra que las hierbas medicinales curen, reduzcan o prevengan el cáncer. Incluso, si una persona está tratándose de cáncer, al consumir algunas hierbas podría interferir en los efectos de la quimioterapia.

En el Perú, el número de casos de cáncer en el 2020 alcanzaría los 70 640 personas, 50% más que en el año 2015, que registró 47 000 nuevos casos, según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), Globocan 2018. Esta proyección nos debe alertar sobre qué estamos haciendo para evitar esta enfermedad.

Como mencionamos al inicio de la nota, la mejor cura es la prevención. Es fundamental hacerse chequeos preventivos para reducir la posibilidad de desarrollar esta enfermedad. Además, se recomienda una dieta balanceada, cuidar el peso corporal, hacer ejercicios y evitar el alcohol y el tabaco en exceso.

Quizás te interese

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres unirte a la conversación ?
Siéntete libre de contribuir*
Nombre*
Correo Eléctronico*
Guardar mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que haga un comentario.