Blog

Consejos sobre prevención
en nuestro blog

Los riesgos de no dormir bien

gettyimages-820818020

Lima, 21 julio, 2020

Tener múltiples preocupaciones de salud, trabajo, financieras o familiares nos puede provocar tensión, intranquilidad e incluso mal sueño, padecimientos que reducirán tus horas de descanso durante la noche. Si es esporádicamente, quizá no haya de qué preocuparse, pero si ocurre reiteradas veces puede tener consecuencias para tu salud y tu rendimiento diario.

Cuando se duerme, a pesar de que físicamente uno está casi quieto, el cerebro continúa en actividad hasta llegar a una fase de descanso o sueño profundo en la que el ritmo cardiaco, la respiración, los movimientos oculares y las ondas cerebrales se hacen más pausados. En la última fase, los sueños se vuelven más vívidos y es más difícil despertarse. Este proceso, que va de la vigilia al sueño profundo, te ayudará a recuperarte física y mentalmente para afrontar los retos del día.

Según los especialistas, un adulto necesita entre seis y ocho horas de sueño para descansar adecuadamente, pero el tiempo necesario de sueño dependerá de factores como la edad, el peso o incluso la carga diaria de trabajo. Cumplir con ello no solo te dará energía, sino que aumentará tu masa muscular y reparará tus células. A la par, reducirá el riesgo de enfermedades crónicas y reforzará tu sistema inmunológico.

Pero, ¿qué efectos puede tener un mal descanso provocado por el estrés, la ansiedad, una depresión o alguna actividad diaria que demande muchas horas en vela, así como dormir en una posición inadecuada? Los indicamos a continuación:

  • Trastornos permanentes del sueño, como insomnio e hipersomnia (somnolencia diurna excesiva).
  • Alteración del metabolismo y aumento de peso.
  • Mayor riesgo de muerte prematura por infarto.
  • Incremento del riesgo de padecer presión alta o enfermedades al riñón.
  • Alteraciones en el proceso de aprendizaje, capacidad de atención y memoria.
  • Irritabilidad con los demás, en especial, en niños y adolescentes.
  • Disminución del rendimiento diario, afectando las actividades del trabajo o casa.
  • Predisposición a sufrir accidentes de tránsito, al quedarse dormido mientras se conduce.

Recuerda que respetar tus horas de sueño es tan importante como alimentarte saludablemente y realizar ejercicios u otras actividades y técnicas de relajación para mantener tu cuerpo y mente sanos. Te recomendamos, además, establecer un horario para tus momentos de sueño, tanto en el día (20 minutos como máximo) como en la noche.

En caso no puedas conciliar el sueño, jamás te automediques con pastillas, pues algunas generan dependencia. Lo mejor en esa situación es comunicarse con un especialista de tu centro de salud de confianza o con tu aseguradora para pedir asistencia médica.

Ingresa a www.apeseg.org.pe para saber más sobre los cuidados para el cuerpo y la mente.

Quizás te interese

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres unirte a la conversación ?
Siéntete libre de contribuir*
Nombre*
Correo Eléctronico*
Guardar mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que haga un comentario.